Necesidad de la valoración de empresas

La valoración de empresas cada vez es más necesaria en el mundo de los negocios.

Ante un caso de valoración de empresas, la elección del método de valoración más apropiado depende en gran medida de las características de la empresa y de las finalidades perseguidas con la valoración.

Así pues, no es lo mismo valorar una empresa en liquidación que una empresa en la que no cabe duda sobre su continuidad.

Por tanto, con la valoración pueden perseguirse distintas finalidades, en función de las cuales puede justificarse el método más apropiado.

Entre las finalidades perseguidas por la valoración pueden citarse, entre otras, las siguientes:

–         Operaciones de compra-venta de empresas. Adquisiciones de empresas.

–         Valoraciones ante herencias y testamentos en transmisiones de empresas familiares.

–    Separación de socios por conflictos u otras cuestiones que afectan fundamentalmente a la empresa familiar.

–    Decisiones estratégicas de los gestores, como continuidad de una línea de negocio, productos, fusión, absorción, escisión (determinación del valor real de los títulos), liquidación de negocios, etc.

–    Creación y gestión del valor de la empresa. En este caso hay que identificar y maximizar los denominados “Value Drivers” (Conductores de valor) para determinar los sistemas de remuneración basados en la creación de valor.

–    Decisiones sobre inversiones en empresas cotizadas, en las que hay que  determinar el valor de la acción para compararla con el precio ante oportunidades de inversión.

–    Adquisiciones de acciones por parte de los empleados (“Leverage Management Bay Out, LBO, MBO, etc.).

–    Inversiones de capital riesgo. Adquisiciones de empresas con grandes expectativas. En estos casos, hay que actuar con suma precaución, ya que nos encontramos con negocios de gran riesgo en los que se valoran expectativas futuras del negocio.

–    Salidas de empresas a Bolsa, por operaciones de Oferta Pública de Acciones (OPV) tanto de empresas privadas como en su día lo hicieron por ejemplo: Cintra (2004), Tele 5 (2004), Fadesa (2004), Enagas (2002), Inditex (2001); como en operaciones de privatizaciones, tales como las de Repsol YPF (cinco OPV´s desde 1989 a 1997), Telefónica (tres desde 1987 a 1997), Argentaria (cuatro desde 1993 a 1998), Endesa (cuatro desde 1988 a 1998), Iberia (2001), etc.

Un ejemplo más cercano es la salida a bolsa el próximo día 19 de mayo de LinkendIn. Hemos podido leer en la vanguardia.com que LinkedIn saldrá a Bolsa por 2.300 millones de euros. El 19 de mayo, la red social orientada a facilitar el contacto entre profesionales LinkedIn sale a Bolsa con una valoración inicial de 3.300 de dólares (unos 2.300 millones de euros). El objetivo de recaudar 274 millones de dólares (unos 190 millones de euros). Cada acción costará 35 dólares.

Para ello ha sido necesaria una valoración de empresas previa, para determinar el importe de salida, que puede estar en una banda de valoración.

En fin, es necesario saber lo que vale mi empresa si quiero negociar con ella. 

Un cordial saludo para todos.

Gregorio Labatut Serer.

Blog de Gregorio Labatut Serer

3 Comentarios | Leído 334 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

3 opiniones en “Necesidad de la valoración de empresas”

  1. […] También podríamos añadir:
    – Establecer las políticas de dividendos.
    – Capitalización de una empresa.
    – Obtención de líneas de financiación.
    – Evaluar la evolución del valor de la sociedad como índice de medición de los objetivos estratégicos de la compañía. […]

  2. Enrique Fons dice:

    estimado señor,
    en caso de separación de socios de una empresa hotelera ( con un único activo de explotación; es decir el hotel es propiedad de la sociedad y es gestionada por la misma sociedad), caso de minorías ,por no distribución de dividendos,¿ cual sería el método de valoración más adecuado o aceptado?. La sociedad es una SL y tiene su plan de negocio ( es decir que hay continuidad).
    atentamente,
    enrique fons

    1. Estimado Enrique: Si existe plan de negocio y continuidad, el método más aceptado es el de descuento de flujos de tesorería, puedes ver más información sobre esto en mi blog:
      http://gregorio-labatut.blogspot.com.es/search/label/valoraci%C3%B3n%20de%20empresas

      Un saludo cordial
      Gregorio Labatut

Deja un comentario

*