El Gobierno acomete la Tercera Restructuración Bancaria | Gregorio Labatut Serer

El Gobierno acomete la Tercera Restructuración Bancaria

Ayer se aprobó en el Consejo de Ministros, y ayer mismo por la tarde se publicó en el BOE  el Real Decreto-ley 24/2012, de 31 de agosto, de reestructuración y resolución de entidades de crédito.


Por su interés, voy a resumir, lo que dijo ayer el Sr. Ministro y lo que se ha publicado también en la página web de LaMoncloa.

Entre los puntos más importantes que se han aprobado, destaco los siguientes:

1. Mucho mas poder al FROB, incluso para dilucidar y gestionar la liquidación de las entidades de crédito que hayan recibido ayudas y que se declaren inviables según elementos objetivos que se enumeran en el art. 19. Ahora bien, parece ser que se salvarán de la “cremá” (como decimos en Valencia), aquellos bancos que a pesar de ser inviables, “……. se podrá prever la reestructuración de una entidad de crédito sin la presencia de los elementos objetivos anteriores, cuando la resolución de la entidad produciría efectos gravemente perjudiciales para la estabilidad del sistema financiero en su conjunto, de modo que resulta preferible su reestructuración a efectos de minimizar el uso de recursos públicos” (Art. 13 del Real Decreto). Esto se dirige claramente a Bankia, que va a recibir de forma inmediata 4.000millones de euros para compensar las pérdidas que ha anunciado en el semestre.
2.    Plan de acción inmediato. Anticipar la acción del FROB y del Banco de España para garantizar que no vuelva a pasar lo que ha ocurrido, por lo tanto se contempla una intervención temprana, de modo que las entidades con problemas deberán presentar un plan de restructuración en un periodo inferior a tres meses.

 3. Devolución de las ayudas recibidas por parte de la Unión Europea. Las entidades intervenidas que hayan recibido ayuda pública y que sean viables (no se liquidarán), tendrán que reintegrar los recursos recibidos en un plazo de cinco años, ampliable en dos en función de la situación económica. Por lo tanto, la ayuda que las entidades van a recibir de los socios europeos se trata de un préstamo. No es “capital” a fondo perdido, sino de un préstamo que habrá que devolver en unas condiciones, parece ser que buenas.

4. Asunción de pérdidas en las entidades intervenidas a cargo de los accionistas, poseedores de instrumentos híbridos (preferentes) y obligaciones subordinadas. Por lo tanto, los tenedores de preferentes y obligaciones subordinadas se verán obligados a efectuar un canje, asumiendo pérdidas en función del valor de mercado de sus títulos valorado por experto independiente.

5. Restricción a la comercialización futura de estos “instrumentos financieros híbridos”, para evitar que pase lo que ha pasado, que se han comercializado como si fueran depósitos, cuando no lo son, engañando de este modo al pequeño ahorrador.

6. Sueldos de los directivos de entidades intervenidas: máximo 500.000 euros al mes. Personalmente me parece demasiado sueldo para una sociedad intervenida en la que se ha demostrado la pésima gestión de sus directivos.

7. Exigencias de capital “core capital”. Se establece de forma general en el 9% sobre los activos de riesgo.

9. Constitución del denominado “banco malo”, será una Sociedad de Gestión de Activos (SGA). Se traspasarán los “activos tóxicos” (inmobiliarios) a otra entidad. Se le ha dado en llamar el “banco malo”, pero no será un banco sino una especie de inmobiliaria, que gestionará todos estos activos, algunos los venderá, otros los reformará, otros los alquilará, etc. En definitiva, los gestionará para conseguir obtener rentabilidades de ellos, y los sacará al mercado de forma eficiente. Se les da entre 10 y 15 años para gestionar estos inmuebles. Las entidades financieras afectadas transferirán estos activos al mal llamado “banco malo” (inmobiliaria), así se quitarán este lastre de sus balances, el problema es saber ¿a qué precio y cuanto corresponde a cada entidad?, Al parecer esta cuestión se ha encargado a unos auditores, para saber cuanto corresponde a cada cual, y el Banco de España decidirá sobre su valoración. ¿supondrá más pérdidas para las entidades?

Yo ante todo esto tengo algunas reflexiones que hacer.

- La primera, respecto al denominado “banco malo”. Se trata de una agencia inmobiliaria que van a gestionar de forma eficiente los inmuebles de los bancos. Yo me pregunto, cada una de las entidades financieras que tienen activos inmobiliarios, ¿no han podido crear, con el potencial que tienen, una filial inmobiliaria que gestionara de forma eficiente sus activos inmobiliarios, desde el principio? Muchos de estos activos inmobiliarios, los bancos no saben ni donde están, ni en qué condiciones se encuentran, ¿se podría llama a esto dejadez y desidia? ¿Quién es responsable de que no hayan gestionado de forma eficiente sus inmuebles hasta ahora?

- La segunda, la limitación del sueldo de directivos a sociedades intervenidas a 500.000 euros al año. Para mí, eso es muchísimo dinero para gestionar una entidad que esta en quiebra. ¿Por qué no se les responsabiliza de su nefasta gestión anterior?

- Y por último, la asunción de pérdidas a cargo de “instrumentos híbridos” y obligaciones subordinadas. Vamos a ver, para saber si un acreedor como el subordinado (aunque sea el último en el orden de prelación de créditos), deba asumir pérdidas en la entidad, ésta se debería de liquidar. Los acreedores en general, incluidos los subordinados, no forma parte de los órganos de gestión de la empresa, vamos, que ni aprueba los balances, ni aprueba ni nombra a los gestores, ni nada. No tiene ningún poder de decisión.

Yo me pregunto, ¿el capital que van a aportar los socios europeos es en calidad de capital o de préstamo? Si fuera en calidad de capital (a fondo perdido), me precedía muy bien que el obligacionista subordinado cargara con pérdidas, pero si la financiación que se inyecta es en calidad de préstamo (hay que devolverlo en cinco años y una prorroga de dos más), entonces es una deuda nueva que asume la entidad, ¿por qué motivo tiene que asumir pérdidas otros acreedores como son los obligacionistas subordinados (aunque su crédito sea subordinado)? No lo puedo comprender, es como si en una empresa que está en concurso, hubiera un financiador que aportara un préstamo para que la sociedad pudiera seguir funcionando, ¿asumirían pérdidas los obligacionistas subordinados en ese momento? no señor, ¿por qué en este caso sí?

No sé quien puede despejarme estas dudas.

Un saludo cordial para todos y todas.

Gregorio Labatut Serer

2 Comentarios | Leído 124 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 Respuestas a “El Gobierno acomete la Tercera Restructuración Bancaria”

  1. Creo que el BOE se publicó ayer por la tarde.

Enviar Comentario

*