El cambio en las normas de auditoría sobre el modelo de informes, ¿afecta a la opinión? | Gregorio Labatut Serer

El cambio en las normas de auditoría sobre el modelo de informes, ¿afecta a la opinión?

El contenido del informe de auditoría ha sido modificado recientemente mediante la Resolución de 21 de diciembre de 2010, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, por la que se publica la modificación de la sección 3 de las Normas Técnicas de Auditoría, publicadas por Resolución de 19 de enero de
1991, relativa a las Normas Técnicas sobre Informes (BOE Nº 36, de 11 de febrero).
El cambio fundamental que se ha producido en los modelos de informes estriba en modificaciones realizadas por la nueva Ley de Auditoría respecto de la aplicación del principio de uniformidad, de empresa en funcionamiento e incertidumbres.
Estos cambios, se centran en los siguientes puntos:

  1. Se han suprimido las menciones expresas y obligatorias que en todos los casos el auditor debía reflejar en la opinión del informe de auditoría relativas tanto al cumplimiento del principio de uniformidad como a la existencia de incertidumbres que pudieran afectar significativamente a las cuentas anuales auditadas, menciones que antes se realizaban mediante una salvedad, y ahora únicamente deberán reflejarse en la opinión del auditor en determinadas situaciones y de acuerdo con lo que establezcan las normas de auditoría.
  2. No es motivo, para modificar la opinión incluida en el informe de auditoría las circunstancias que pudieran constituir incertidumbres sobre la capacidad de la entidad para seguir operando. A estos efectos se modifica la Norma Técnica de Auditoría al objeto de suprimir la mención a las incertidumbres que existían y que afectaba a la opinión en todos los casos.
  3. Se establece, en su lugar la obligatoriedad de hacer mención en un párrafo de énfasis, sin que la opinión se vea afectada, por la existencia de incertidumbres sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento, siempre que dichas circunstancias se informen adecuadamente en las cuentas anuales conforme a lo exigido en el marco normativo de información financiera.

Con todo esto podemos concluir, que efectivamente el nuevo modelo de informe de auditoría afecta a la opinión del auditor, ya que con el modelo anterior situaciones que podrían suponer una salvedad ahora se convierten en un párrafo de énfasis, conteniendo una opinión limpia.
Esto ya ha tenido sus efectos en los informes de auditoría de las empresas cotizadas, podemos leer en El país.com, el artículo publicado por Miguel Giménez titulado
“Las salvedades en las auditorias de las empresas cotizadas caen a su mínimo”
.
Efectivamente, en este trabajo puede leerse que “Las empresas cotizadas han presentado unas
cuentas anuales más limpias que nunca. Una vez cumplido el plazo legal para presentar las cuentas de 2010, solo seis de los informes anuales registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores presentan salvedades de auditoría. Se trata de las cuentas de Azkoyen, Urbas, Prim, Ezentis, Martinsa y de un
fondo de titulización. El número de salvedades es el más bajo de la historia, aunque es imposible la comparación homogénea”.
En el trabajo de Miguel Giménez, se achaca este hecho a que “Con la nueva ley de
auditoría, incertidumbres que antes se consideraban salvedades han pasado a
clasificarse como “párrafos de énfasis”, es decir, advertencias del auditor que no derivan de un incumplimiento de las normas contables ni afectan a su opinión de auditoría. Pueden ser muy variadas, desde que una caja está inmersa en una fusión hasta que la continuidad de la empresa está amenazada”.

De este modohemos conseguido que la opinión de los auditores sea limpia en casos en los que con la normativa anterior contenían salvedades por incertidumbre.
Yo me pregunto, ¿ayuda todo esto a que el usuario de la información contable tenga un conocimiento mayor sobre los riesgos de la empresa?.
Lo dejo para que los lectores expresen su opinión.

Un saludo cordial para todos.

Gregorio Labatut Serer.

1 Comentario | Leído 1613 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Una respuesta a “El cambio en las normas de auditoría sobre el modelo de informes, ¿afecta a la opinión?”

  1. José Luis dice:

    Estimado Gregorio:

    Es la segunda vez que me permito, desde la más humilde opinión, comentar sus tan interesantes post.

    En primer lugar, el tema que abordas sobre los cambios en los informes de auditoría, aunque si supone un importante cambio en el campo de la auditoria en España, no es un cambio a nivel Europeo, dado que con las nuevas resoluciones emitidas por el ICAC solamente trata de acercar las actuales normas técnicas de auditoría a las tan famosas NIA´s. Tengamos en cuenta, que aunque en España este cambio suponga inicialmente un cambio de “chip”, tanto a lectores como para auditores, a nivel Europeo esto está plenamente asumido, por lo que bajo mi punto de vista, estos cambios solamente viene a adaptarnos a nivel europeo.

    En segundo lugar, respecto a los tratamientos de las incertidumbres, varios aspectos que considero de importancia con la nueva normativa:

    - En la nueva normativa se exige que las incertidumbres se detallen y describan ampliamente en la Memoria, con todos sus riesgos y posibles pasivos, por lo que bajo mi punto de vista el lector no se ve perjudicado, dado que toda la información que anteriormente podía recoger el informe de auditoría, sigue estando. No tenia lógica que un informe de auditoría recogiese una salvedad por incertidumbre, cuanto se encontraba plenamente informada en la memoria, y que generalmente se redactaba la salvedad con alusión a la Notas de la Memoria.

    - Por otro lado, me imagino que se habrá visto casos como este: ¿Cuántas veces se ha emitido una opinión por incertidumbre, basada por ejemplo en contingencias fiscales, cuando en realidad se trataba de eludir un incumplimiento fiscal? En estos casos, la mayoría de las memorias no recogían información por este aspecto, o bien la recogía de una forma generalizada (Debido a las diferentes interpretaciones fiscales…). Con la nueva normativa, entiendo que estos aspectos no se podrán llevar a cabo, dado que la “salvedad por incertidumbre” ha dejado de existir. Por lo que en estos casos, el auditor se ve obligado, y si no se desglosa adecuadamente en la memoria, a emitir una opinión con salvedad por incumplimiento de principios contables, en la que adicionalmente deberá poner de manifiesto la información cuantitativa y cualitativa omitida, o bien emitir una opinión por limitación al alcance. Con lo cual, bajo mi punto de vista, el lector se beneficia por este asunto.

    Todo esto no solo obliga al lector a leer el Informe de Auditoría, sino que lo obliga a leer detenidamente las Cuentas Anuales en su conjunto.

    Espero que estas conclusiones sirvan de interés o ayuden a abrir el debate.

    Un cordial saludo.
    José Luis.

Enviar Comentario