¿Cómo funcionan los “temibles” mercados financieros, que nos están ahogando?

La ley de la oferta y la demanda para establecer el precio de un producto, no es nueva, es la ley que mueve los mercados económicos. Cualquier mercado se mueve por la misma ley, por ejemplo, si existe mucha demanda de naranjas, porque todo el mundo quiere comprar, el precio de la naranja sube, y al contrario, si existe mucha oferta de naranjas (las naranjas inundan el mercado) el precio de las naranjas baja.

Pues en los “temibles” mercados financieros, donde lo que se compra o vende son productos financieros (bonos o acciones), sucede exactamente igual.

¿Qué significa esto?, pues que si se lanzan muchas órdenes de compra (aumenta la demanda), el precio de las acciones o de los bonos sube, y al contrario, si se lanzan muchas órdenes de venta (se llena el mercado de ese producto financiero) el precio baja.

En los mercados financieros, se puede comprar títulos (acciones o bonos), entonces el inversor está jugando al alza, compro títulos más baratos ahora, para venderlos después más caros. En esta posición no existe ninguna crítica, puede ser especulativa, pero nada más.

El problema, es que también pude suceder lo contrario, esto es, el mercado permite vender títulos (que no tengo ahora), para comprarlos después, esto es, se conceden créditos para vender títulos que no tengo y comprarlos más tarde. Esto significa que el inversor juega a la baja, lo cual implica que vendo títulos (que no tiene ahora) a un precio y los compra más tarde a un precio menor, porque bajarán.

Evidentemente, esta posición bajista, si la realiza un solo inversor, pues no arrastra al mercado, pero si la realizan muchos, estos es, la realizan los grandes fondos de inversión y financieros que mueven mucho capital, pues, evidentemente pueden conseguir la bajada de precio de los títulos.

El problema en los momentos actuales,  está en vender un producto antes de comprarlo, y esto es lo que están permitiendo las entidades financieras, que si bien congelan el crédito a las empresas y particulares, lo conceden sin ningún rubor a los especuladores en los mercados financieros que juegan a la baja.

Esto es, fundamentalmente, lo que está sucediendo con los bonos de la eurozona, sobre todo los de los países más débiles, como son España, Portugal, Italia, etc.

Los grandes fondos de inversión (que mueven mucho dinero) están jugando a la baja con nuestros bonos, realizan órdenes de venta en grandes cantidades, con lo cual llenan el mercado de bonos, para conseguir la disminución del precio, y comprarlos después más baratos, esto es lo que yo llamo “especulación perversa”, y es lo que está pasando actualmente. Os adjunto un video de youtube sumamente ilustrativo al respecto.

¿Cuándo terminaremos con esta perversión del mercado, que nos está ahogando a todos?

Un saludo cordial para todos los amables lectores.

 

Gregorio Labatut Serer

KEB2IZju8ag

 

 

 

 

2 Comentarios | Leído 1120 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “¿Cómo funcionan los “temibles” mercados financieros, que nos están ahogando?”

  1. Buenos días Gregorio,

    El problema para acabar con este tipo de operaciones es que si al frente de los ministerios de economía pones a directivos de bancos de inversión, es difícil que vayan a regular esto, al menos si a mi me pagasen varios millones de euros al año un banco que hace este tipo de operaciones me costaría ser independiente a la hora de regularlas. Es una opinión, por eso a mi no me gusa que pongan a banqueros de inversión en el ministerio de economía, son buenos para algunas cosas pero claro, en cosas como estas…

    Un saludo Gregorio!

    1. Hola Ignacio:
      Totalmente de acuerdo con tu comentario Ignacio. Es dificil ser independiente en esas circunstancias, y lo que necesitarmos en estos momentos, en mi opinión, es una regulación de estas operaciones cortoplacistas, que también en mi opinión, estan haciendo mucho daño a la mayoría, en beneficio de unos pocos.
      Un saludo cordial y buen fin de semana.
      Gregorio Labatut

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *